¿A qué huelen los bares y locales sin el humo del tabaco?

[slideshow]

Desde que el tabaco desapareció de los bares, hoteles, restaurantes y discotecas, los clientes que acuden a estos locales perciben más olores desagradables, como el del sudor humano o la cerveza, que antes quedaban enmascarados por el humo de los cigarros.

Científicos de la Universidad de Tecnología de Delft, en Holanda, aseguran haber encontrado una solución a este problema: utilizar fragancias en los locales, que entre otras cosas hacen que la gente baile más, mejoran la percepción general de la experiencia y nos hacen sentir de mejor humor.

Del mismo modo que se combinan luz y sonido para crear la atmósfera deseada, añadir un olor a la mezcla puede contribuir a crear experiencias multisensoriales.

En una serie de experimentos, se puso a prueba el efecto de esencias de naranja (relajante), menta (estimulante) y agua marina (neutral) con más de 800 sujetos. Todos los aromas hicieron que los jóvenes bailaran y se divirtieran más, valoraran mejor la música, así como su propio estado de ánimo.

Los sistemas de nebulización Cobertia, además de refrescar permiten la pulverización de aromas

Eliminación malos olores – Vertederos

watch?v=ReQ6hnxPQ2o

En los vertederos, la descomposición de la materia produce la suspensión de partículas que además de tener un olor muy desagradable, pueden resultar tóxicas para las personas que las inhalan durante un largo periodo de tiempo.

Por éste motivo, conseguir la rápida precipitación de esas partículas a través de los sistemas de vaporización Cobertia va a reducir el riesgo de intoxicaciones y los olores desagradables, que resultan muy molestos también para las personas que viven cerca de los vertederos.

Marketing Olfativo – Pulverizando aromas

El Marketing Olfativo es una ciencia moderna que consiste en la utilización de aromas específicos en un entorno de negocio con el fin de suscitar las emociones, y con ello influir sobre los comportamientos del consumidor y el ánimo de los empleados.

[slideshow]

Se pretende alterar el sentido más sensible del ser humano: el Olfativo, ya que es un sentido comercialmente virgen que además tiene la cualidad de ser de rápida asociación y el de mayor permanencia en nuestra memoria.

Los resultados de algunos estudios científicos recientes afirman que los aromas provocan potentes efectos en el comportamiento humano; pueden relajarnos, calmarnos, estimularnos, asustarnos, provocarnos, seducirnos, etc.

El funcionamiento de la memoria olfativa es tal que los primeros recuerdos olfativos que rememoran la infancia son los mas potentes en su capacidad de suscitar emociones agradables y también los más fáciles de reactivar.

El procesamiento cerebral de las percepciones olfativas reside en parte en el sistema límbico que controla las emociones, la conducta y el almacenamiento de la memoria; por ello, para hacer vibrar las cuerdas del corazón, los olores son más seguros que aquellos que vemos u oímos.

Algunos estudios afirman que recordamos el 1% de lo que palpamos, el 2% de lo que oímos, el 5% de lo que vemos, el 15% de lo que degustamos y el 35% de lo que olemos.

Los sistemas de nebulización Cobertia, permiten la pulverización de aromas.

En los hoteles ya se empiezan a utilizar los aromas para alentar a los huéspedes a relajarse, crear un ambiente de calidez o un aire de lujo y pulcritud.

Aromatización

Eliminación de malos olores – Compostaje

[slideshow]

En el proceso de compostaje, la descomposición de la materia produce la suspensión de partículas que además de tener un olor muy desagradable, pueden resultar tóxicas para las personas que las inhalan durante un largo periodo de tiempo.

Por éste motivo, conseguir la rápida precipitación de esas partículas a través de los sistemas de vaporización Cobertia va a reducir el riesgo de intoxicaciones y los olores desagradables.

Eliminación de malos olores – Gestión de residuos

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=lGkvvQba1mA]

La pulverización de agua sobre las instalaciones dónde se manipulan residuos, facilita el rápido asentamiento por precipitación de las partículas en suspensión causantes de los malos olores.

Con el sistema Cobertia se consigue un mayor confort de los trabajadores y se previenen enfermedades respiratorias.

Reducción de los malos olores


Para neutralizar el olor, los sistemas de nebulización utilizan agentes secuestrantes, neutralizantes químicos (empleados para bloquear la sensación de olor) o productos químicos absorbentes del olor (utilizados para modificar los compuestos que causan los olores).

Este proceso se lleva a cabo mediante un aumento de la población de microbios aeróbicos e impidiendo las condiciones anaeróbicas.

Así mismo, los sistemas de pulverización pueden utilizarse para eliminar a un bajo coste, los olores relacionados con el lugar de trabajo, tanto en espacios interiores como exteriores.

El sistema es eficaz para aplicaciones en residuos líquidos y sólidos, y la supresión de los olores puede acompañarse de productos neutralizantes del olor, completamente naturales como aceites de eucalipto, limón o menta.