Aromatización

FELIZ NAVIDAD

Enfriamiento adiabático

Explicación básica del proceso evaporativo

Al nebulizar agua a alta presión lo que conseguimos es una evaporización a temperatura ambiente, en definitiva, provocar un cambio de estado de líquido a gas.

Dicho cambio es un proceso adiabático, que tiene como una de sus características el absorber 540 calorías por gramo de agua evaporada, es decir, bajar temperatura.

Es un principio natural, que permite enfriar de una forma económica y ecológica.

Por este fundamento físico, se puede conseguir una reducción de la temperatura de hasta 11-12°C. Obteniéndose la mayor reducción en lugares más secos y calurosos.

El descenso de temperatura vendrá dado por el siguiente diagrama psicométrico.

Relación entre temperatura y humedad

En muchas ocasiones se habla de humedades altas sin entrar en el detalle de la evolución de las mismas. Recordemos que la evolución de la humedad relativa es opuesta a las temperaturas en su medición a lo largo del día. Es decir, al mediodía las temperaturas son máximas y la humedad relativa mínima y lo contrario por la noche.

Así pues durante las horas de máximo calor se disfruta habitualmente de las humedades relativas mínimas, siendo precisamente en estas horas del día cuando más se necesita reducir las temperaturas.

Edificios naturales, aire puro

cubiertas y paredes vegetales

Las cubiertas y las paredes vegetales, ya forman parte de la nueva bioarquitectura, y

son el sistema más ecológico y natural de climatización, funcionando como aislante térmico del edificio.

Ahora que ya sabemos que debemos cubrir nuestros edificios de vegetación, es la hora de naturalizar también sus interiores, utilizando los beneficios de la propia naturaleza.

 

refrigeración vegetal

En el sistema del aire acondicionado vegetal el aire se recircula a través de un jardín vertical lo que provoca en las plantas una gran evapotranspiración, ya que necesitan enfriarse a si mismas.

Cada gramo de agua evaporado por la vegetación absorbe 540 calorías del aire. Además la vegetación sirve como filtro natural de contaminantes del aire, fijando dióxido de carbono y liberando oxígeno.

Cuando entramos en una zona con abundante vegetación, notamos que “hace más fresco”, porque las plantas conservan la humedad y refrescan el ambiente.

cuadros vegetales

La utilización de elementos decorativosnaturales, puede llevarse al extremo más creativo, con la incorporación de cuadros vegetales vivos.

En la naturaleza no existen plantas de “interior”, por lo que para conseguir la supervivencia de las plantas y un mínimo mantenimiento es imprescindible una buena selección de las especies y la recreación de un hábitat adecuado para ellas, por lo que contamos con el asesoramiento de un equipo de paisajistas y biólogos.

Edificios enfermos – lipoatrofia semicircular

Reducción contaminantes del aire

En las instalaciones industriales, las oficinas y en las casas particulares se pueden encontrar muchas sustancias químicas que pueden causar diversos problemas de salud, como el formaldehído, benceno, tricloroetileno y monóxido de carbono entre otros.

Solución Cobertia: humectando el ambiente, se logra la precipitación de las sustancias en suspensión, limpiando de esa forma el aire.

Prevención lipoatrofia semicircular

El síndrome del edificio enfermo es producido por la recirculación del aire en el interior de los edificios, para conseguir un ahorro energético. Lo que puede desembocar en patologías de lipotrofia circular.

La Agencia Internacional de la Energía (IEA) estima que para garantizar una buena ventilación debe asegurarse un aporte de aproximadamente 8 litros por segundo (30 m3/h aprox.) por persona con actividad sedentaria.

Una baja humedad relativa de entre 20-30%, produce irritaciones oculares, eritemas cutáneos y sequedad de las mucosas. Una humedad relativa superior al 70% puede favorecer la proliferación de microorganismos.

Se aconseja que se mantenga la humedad relativa entre el 30% y el 70%

Solución Cobertia: Los sistemas de control automatizados garantizarán la adecuada humedad relativa.

Vaporización en la EXPO Shanghai 2010

El Pabellón Corporativo de Shanghai para la Exposición Universal de Shanghai 2010.

[slideshow]

Se construyó un edificio ecológico cuya fachada exterior estaba construida a base de tubos de policarbonato transparentes obtenidos del reciclaje de cajas de CD’s, material que una vez terminada la Expo 2010 podrían volver a ser reciclado. La energía para el edificio se generara mediante un sistema solar térmico de tubos situados en el techo con una extensión de 1,600 m2. El agua que necesita el pabellón para diversos fines es de lluvia reciclada (sedimentada, la filtrada y almacenada).

El edificio cuenta con un espacio de 1600 m2 en la azotea  donde se genera energía solar térmica y fotovoltaica, que proporciona agua caliente hasta 95º gracias a un novedoso sistema de generación de energía que igualmente generará electricidad. La fachada exterior del pabellón se hará utilizando tubos de policarbonato transparente que se elaborarán a partir de CDs reciclados, creando una apariencia de ensueño.  Además de esto, el pabellón también recogerá el agua de la lluvia y la reciclará (la sedimentará, la filtrará y la almacenará)  para el consumo diario y para el sistema de generación de niebla, que también regula la temperatura y purificar el aire. La niebla puede bajar la temperatura, purificar el aire y crear un clima confortable en el pabellón.

No solamente se trata de una construcción ecológica altamente tecnológica, el tema de la pura belleza también se ha tenido en cuenta. Hay un sistema de luces multicolor LED y otro para crear niebla controlados por ordenador que permite cambiar el aspecto del edificio. La niebla puede bajar la temperatura, purificar el aire y crear un clima confortable en el pabellón.

La larga espera de casi cinco horas para acceder al pabellón de Arabia Saudí, era un poco más llevadera gracias al sistema de refrigeración por vaporización instalado en sus accesos que mitigaban el sofocante calor.

Temperatura y humedad – Bodegas

Uno de los muchos sectores en los cuales se aplican nuestras soluciones es el de las bodegas.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Y8yQcCSN5b0]

La conservación y envejecimiento de los vinos precisan de unas condiciones técnicas, fundamentalmente temperatura y humedad, determinadas y conocidas. La temperatura debe mantenerse constante entre 12°C y 15°C durante todo el año y la humedad relativa media entre 75% y 85%.

Debido a las fluctuaciones de humedad en las bodegas se puede llegar a perder entre un 10% y un 12 % en volumen de vino al año, lo cual para una barrica de 225 litros de capacidad, supone perder cerca de 20-25 litros de vino por barrica.

Con la instalación de un sistema de atomización Cobertia, las mermas se verán reducidas drásticamente, manteniendo una humedad constante en la nave entre 70-80%, conservándose la barrica en buen estado.

Soluciones

Empleamos el sistema de enfriamiento evaporativo mediante la atomización de agua.

Nuestro sistema consiste en atomizar agua en partículas de 15 micras con la finalidad de controlar la humedad hasta la que necesite el proceso en cuestión y añadiendo, si se desea, una extracción controlada podemos hacer descender la temperatura.

El sistema impulsa pequeñas cantidades de agua a 60-70 kg de presión para que se produzca un rápido aumento de humedad.

La solución tiene la característica de ser económicamente atractiva y lo más importante es que el coste de funcionamiento es mínimo en electricidad y agua.

Muchas bodegas tienen instalados sistemas de enfriamiento por compresor más un sistema de humidificación por aire a presión más agua. Cobertia añade a su sistema de atomización de agua a presión la ventilación adecuada que nos permitirá controlar temperatura y humedad, la ventaja es que disponemos de un sistema de atomización de agua más sencillo que el de aire a presión y prescindimos del uso de compresores para bajar la temperatura.

Eliminación partículas en suspensión – Fábricas acero

[slideshow]

Además de la aplicación para la reducción de la temperatura, el sistema de pulverización de agua facilita la precipitación de las partículas en suspensión, lo que mejora la calidad del aire y reduce el riesgo de enfermedades respiratorias de los operarios.